Wok de verduras y langostinos
Dentro de la cocina asiática hay platos que se pueden comer perfectamente en España y realizarlos en casa porque los ingredientes que se necesitan no son difíciles de encontrar y tampoco las técnicas de elaboración son complejas. Es el caso, por ejemplo, del wok de verduras y langostinos, que es un plato muy sencillo de preparar en casa y que, además, es muy completo en cuanto a nutrientes. De hecho, no necesitas tomar nada más. Es un plato único. Aquí te propongo una receta muy rica, aunque puedes introducir algunas variaciones para que se adapte mejor a lo que a ti más te gusta.

Ingredientes

Para elaborar este plato se necesitan varios ingredientes. De esta manera, tenemos que apuntar en la lista de compra, si no tenemos en casa, el aceite, una salsa agridulce (es opcional), especias asiáticas para wok, 250 gramos de fideos de huevo para wok, 50 gramos de anarcardos, cilantro fresco y seis langostinos. Si te gusta la comida ligeramente picante, necesitarás también guindilla, aunque es opcional.

Además, no hay que olvidarse de comprar las verduras. Aquí es donde entra tu gusto personal. Entre las que mejor van a este plato son los pimientos tanto verde como rojo, así como los espárragos trigueros, la cebolla o las judías verdes, entre otros. Incluso puedes poner calabacín.

Preparación

La elaboración es bastante sencilla. En primer lugar, el trabajo de preparación del plato se centra en los langostinos que se tienen que aderezar con las especias asiáticas para, posteriormente, reservarlos hasta que vayamos a utilizarlos de nuevo.

A continuación, el siguiente paso es preparar el wok en el que hemos tenido que poner un poco de aceite. Cuando ya esté un poco templado, se deben añadir las verduras que, previamente, hemos tenido que lavar y trocear. Estas verduras tienen que freírse en el wok lentamente hasta que queden crujientes. Una vez ya estén las verduras fritas, se deben añadir los langostinos para saltear todos los ingredientes que hay en el wok juntos y que se vayan mezclando.

Wok de verduras y langostinos
De forma paralela a este proceso, hemos tenido que preparar una cazuela o cazo en el fuego con agua para que hierva con el fin de poner los fideos hasta que estén hervidos. Cuando estén listos, se tienen que colar para quitar el resto de agua que haya podido quedar. Luego, se tienen que poner en el wok junto con las verduras y los langostinos.

Todos los ingredientes se deben mezclar bien de nuevo mientras se finaliza el salteado. El toque final se pone añadiendo la salsa agridulce a gusto de cada uno, aunque si no se quiere emplear salsa es posible no añadirla porque el plato también está muy sabroso sin ella. Si gusta la guindilla, es el momento de incorporarla al plato durante el salteado.

Ya solo queda poner toda la mezcla en el plato y añadir los anacardos a modo de decoración y darle un toque más con el cilantro fresco. Con todos estos pasos, ya puedes comenzar a degustar y a saborear este delicioso plato. El ambiente asiático para acompañarlo tú lo decides. Puedes tomarlo con palillos o bien con los cubiertos habituales. Y, para que la comida sea más saludable, bebe agua en lugar de bebidas de arroz u otras que tienen más calorías.