Receta tailandesa de arroz con verduras
Tanto si vas a ir a Tailandia de vacaciones como si has vuelto de ese país y tienes nostalgia de su gastronomía, hoy te vamos a proponer una receta típica, que seguro que tomaste más de una vez durante tu estancia. Se trata del Arroz Thai. Como su nombre indica, tiene como base el arroz, pero se le añaden otros ingredientes como las verduras. ¿Te animas a hacerla en casa?

Los ingredientes

Como en toda receta, tenemos que comenzar por los ingredientes. Para preparar este plato necesitamos un calabacín, media cebolla, medio pimiento rojo, una zanahoria, unos 80 gramos de brécol y aceite de oliva. Y, por supuesto, no puede faltar el arroz jazmín y la leche de coco.

Además, vamos a emplear varias especias porque este plato se define por ser muy aromático y por tener un sabor muy intenso. En concreto, tenemos que tener a mano curry, cúrcuma, sal, perejil fresco y jengibre molido.

Elaboración

A pesar de que este plato tiene bastantes ingredientes, su preparación es bastante sencilla y rápida. En primer lugar, hay que comenzar a preparar las verduras. De esta manera, hay que limpiar el calabacín, la cebolla y el pimiento. Una vez limpios, se trocean. El calabacín puedes hacerlo en tiras o bien rodajas, mientras que la cebolla la tienes que cortar en juliana. El pimiento se corta en dados.

Receta tailandesa de arroz con verduras
También es el momento de prestar atención a la zanahoria que, igualmente, tiene que limpiarse y luego rallar, mientras que el brécol se debe limpiar y separar en las diferentes piñas, procurando que sean pequeñas.

A continuación, hay que preparar una sartén en la que se debe añadir un poco de aceite. Sobre ella, una vez está templado el aceite, se van incorporando la cebolla y el pimiento para que se vayan dorando. Luego, se añade la zanahoria, el calabacín y el brécol.

Estos ingredientes, mientras están todavía en la sartén, se tienen que condimentar. Para ello, hay que coger y añadir dos cucharas pequeñas de cúrcuma y una de curry. También se debe espolvorear el jengibre, tomando como medida de referencia una cucharadita. Todo termina con un toque de sal y añadiendo leche de coco. Todo ello se tiene que seguir cocinando junto pero a un fuego suave para que no se queme.

Cuando ya están esos ingredientes en marcha, comenzamos con el arroz. Lo ideal es tener una arrocera, pero si no se puede emplear un cazo o cazuela. En ella, hay que poner agua y un poco de sal, así como el arroz para que se vaya haciendo. Es importante cocinarlo a un fuego medio-bajo.

Una vez está listo el arroz, ya se puede poner un plato y poner en él la cantidad que se vaya a comer y añadir las verduras y hortalizas que teníamos separadas con la leche de coco. La presentación puede variar, siendo posible mezclarlo todo –realmente es como se sirve en Tailandia- o bien dejar que predomine en una parte del plato el arroz y en las verduras entremezcladas. El toque definitivo, antes de probar el Arroz Thai, es poner un poco de perejil fresco que, además de dar sabor, también sirve como elemento decorativo.