Cómo preparar quinoa
Hay un alimento que está especialmente de moda, se llama quínoa en español de España y quinua en español de Latinoamérica. Se caracteriza por su sabor agradable, posee proteínas de alta calidad y contiene un alto valor nutritivo. Se trata de un cereal realmente interesante por todo lo que nos ofrece y a nivel gastronómico también tiene muchas posibilidades, pues se utiliza en la preparación de sopas, ensaladas, muesli, revueltos con huevo, guisos, purés, postres y bebidas.

Su elevado contenido en calcio, hierro y aminoácidos esenciales hace que sea superior a cualquier otro cereal, tan bueno es que las propias Naciones Unidas lo ha declarado este año 2013 como el año Internacional de la Quinua. También se puede comprar como harina y en estos casos se utiliza para hacer pan, galletas, fideos, salchichas, albóndigas. También se puede mezclar con yogurt o con chocolate.

Para cocer la quinoa lo que necesitamos es tres partes de agua o caldo por una parte de grano. Es sencillo, solamente hay que tenerlo a fuego medio durante unos 15 minutos o hasta que el grano sea casi transparente. Es importante que esté al dente, igual que lo hacemos con la pasta. Lo mejor es probarlo de vez en cuando mientras se va cocinando hasta que la encuentres de tu agrado.

Se puede decir que como norma, el tiempo ideal de cocción se alcanza cuando cada grano de quinoa ha doblado su volumen y libera su germen blanco. Una vez esté listo, es recomendable servirlo inmediatamente para mantener su sabor y el valor nutritivo. Algunas personas lo que hacen es tostar en una sartén unos cuantos granos de modo que consiguen darle un sabor a nuez, otras prefieren mezclarlo con verduras como la zanahoria o el calabacín. Cualquier opción es buena.

¡No te olvides! La quinoa debe lavarse bajo el chorro de agua fría antes de cocerla para eliminar la saponina que contiene.