Introducir las legumbres en la dieta infantil es uno de los problemas con los que la mayoría de padres se enfrenta. Y es que a pesar de ser un plato poco atractivo para los niños, éstas son muy importantes para su alimentación por las siguientes 7 razones:

1- Constituyen una fuente de energía de larga duración, ya que están compuestas en gran medida por carbohidratos complejos, de absorción más lenta que los simples, por lo que ayudan a prevenir la deabetes, el colesterol y la formación de grasas.

2- Son fáciles de masticar, asequibles y muy completas nutricionalmente hablando.

3- Son la principal fuente de hierro de origen vegetal. Hay que recordar que el hierro es indispensable para la actividad física, el buen humor y el buen rendimiento escolar.

4- Son bajas en grasa. La grasa que contienen es insaturada.

5- Son un plato que asegura a los niños dinamismo, proteínas para el crecimiento, fortaleza y desarrollo.

6- Proporcionan una mayor sensación de saciedad que otros platos que tienen el mismo contenido calórico.

7- Son una fuente importantísima de minerales y vitaminas.

7 razones por las que los niños deben de consumir legumbres